lunes, 23 de agosto de 2010

HABITO 4: “PENSAR GANAR-GANAR”

¿Para que vivimos, si no es para hacernos la vida más fácil el uno al otro?

Bueno este capítulo en lo personal se me izo muy interesante, ya que me hiso reflexionar y entender algunas cosas en las que yo estaba equivocada: comportándome de una forma egoísta.

Al mismo tiempo nos hace analizar nuestra forma de pensar, ayudándonos a tratar de mejorar nuestra forma negativa de ser y así pensemos en que todos los involucrados salgan ganando, no solo algunos, porque si es de otra forma seriamos muy egoístas o serian muy egoístas con nosotros.

Este capítulo nos hace mención de 4 tipos de formas de pensar:

a) Ganar-Perder



b) Perder-Ganar



c) Perder-Perder



d) Ganar-Ganar

Empezare a desglosar cada uno de los incisos.

a) GANAR-PERDER: EL TÓTEM

Este pensamiento es aquel que sin importar quien pierda, lo que agás, ni a quien pises tu eres el único ganador y solo te importan tus intereses.

En la lectura nos daban un ejemplo: de una muchacha que le pide prestado el coche a su mama para ir a un partido importante, pero la mama también tiene cosas muy importantes que hacer, como es comprar el mandado para poder tener que comer. Pero a su hija la chantajea pensando solo en lo que a ella le “conviene” y la mama asede y le presta el coche.

Como podemos ver aparentemente la muchacha gano y su mama perdió, pero a la larga ella se va a dar cuenta que ella quizás gano en un instante ¿pero que pasara cuando tenga hambre y no haya que comer? Por eso nunca sirve pensar Ganar-Perder.

Ganar-Perder es competitivo, te ace ser egoista con los demas y solo pensar en tu aparente beneficio, buscas ganar y demostrarle a todos que eres mejor que aquel o aquella. Piensas que no necesitas a nadie, que tu las puedes todas solo y es cuando entra un sentimiento de orgullo.

Como dijo C.S. Lewis: “El orgullo no obitene placer por poseer algo, sino por tener mas que el projimo… Es la comparacion lo que te hace sentirte orgullosos, el placer de estar por encima de los demas. ”

Muchas veces emos sido criados con esta actitud y se nos ha inculcado que tenemos que ser mejor que los demas sin importar sobre quien tengas que pasar, humillar y pisar, y es cuando se nos hace demasiado normal estar encima de los demas y aveces se buelbe un vicio de tal forma que siempre queremos ganar en todo aunque aveces no lo merescamos.

Si todo esto que relate te ace sentir identificado, date una pausa, analisate y trata de cambiar tu actitud porque al final el que va a salir perdiento vas a ser tu.

 En el siguiente dibujo se muestra de una forma mas entendible el pensamiento GANAR-PERDER:


Es como una cadena; yo soy mejor que tú, tu eres mejor que él, el es mejor que aquel y aquel solo siente que es un desastre.

Cuando en realidad no, todos somos buenos para algo, no trates de ser mejor que aquel o que tu amigo, haz lo que a ti te gusta hacer y lo que mejor te sale, ten en cuenta que todos tenemos habilidades en algo.

Nunca humilles a los demás es lo peor que puedes hacer.






La actitud Ganar-Perder tiene muchos rostros. Los siguientes son algunos de ellos:

 Utilizar a otras personas, física o emocionales, para tus propios propósitos egoístas.

 Tratar de avanzar a expensas de los demás.

 Difundir rumores sobre otra persona (como si disminuir a alguien te hiciera más fuerte)

 Insistir con siempre salirte con la tuya, sin que te importen los sentimientos de los demás.

 Sentir celos o envidia cuando le sucede algo bueno a otro.

b) PERDER-GANAR: EL TAPETE

Antes de leer esta parte de los 4 hábitos yo pensaba que tener una actitud pacifica y culparte a ti mismo de las cosas que tu no hacías con tal de no tener problemas era una buena actitud, pero al estar leyendo me di cuenta que en realidad no era así, ya que mientras otros ganaban con mi actitud, yo estaba perdiendo.

¿Porque motivo el tapete?

Pues por una razón muy sencilla, porque todos se limpian los pies contigo.
Perder-Ganar quizás algunas veces este bien el autor comentaba,  pero en las cosas sin importancia y sin sentido, pero en cambio en las cosas importantes y que nos dañan, no es bueno perder ni echarte la culpa de las cosas que tú no causaste, ni que tú hiciste.
Porque al final tú saldrás lastimo y todos pensaran que pueden pisotearte cuando ellos quieran y no es así.

Ten en cuenta que cada uno de nosotros valemos mucho y tenemos derecho de decir lo que sentimos y no quedarnos callados ante situaciones que nos hieren y lastiman.

Deja de culparte de esas cosas que tu no provocaste, deja de justificar a esas personas que hacen mal y sobre todo valórate, quiérete y aprende a distinguir cuando tú tienes la culpa y cuando no.
Un consejo personal que les doy es que jamás se dejen humillar por los demás, ni dejen que los demás los hagan sentir culpables porque a la larga aunque tu sepas que no es tu culpa al final te la crees y sufres mucho, te lo aconsejo por experiencia.
Yo tuve que lidiar un buen tiempo con una relación en la cual siempre yo tenía la culpa de todo, al principio se me asía normal admitir que yo tenía la culpa, con tal de estar bien un rato pero yo sabía que no era mía. Así comenzó todo pero después de un buen tiempo todo empeoro empecé a dejar de creer en mí misma y empecé a creer en lo que me decían se me izo costumbre culparme a mí de cosas que no eran mi culpa, hasta que llegue al punto de pedir perdón de algo que yo no había hecho.

La forma en la que salí yo de esta situación, antes que todo fue amor a mi Dios, confianza en él y amor a mí misma.

Sabes, es algo muy feo estar con este pensamiento, porque es muy difícil salir de él, ya que pensando de esta forma crees que te evitas muchos problemas y quizás tengas razón en ese ámbito, pero empiezas con problemas contigo mismo, tu autoestima se ve manipulado y controlado por los demás y llegas a creer que si eres el tapete de todos y te acostumbras a que todos se limpien los pies contigo.
Otros ganan pero tú pierdes.



c) PERDER-PERDER: LA ESPIRAL DESCENDIENTE


Esta actitud es en el que piensas “si me caigo, tú te caes conmigo”. En esta pensamiento entra una actitud posesiva, quizás la envidia también ya que si tu no progresas porque va progresar el otro, si yo estoy en la miseria, el también lo estará, etc.…

En vez de dejar que los demás nos ayuden preferimos llevárnoslos entre las patas, destruirte tú y destruir a los demás.

Aquí nos mencionaban que este tipo de pensamiento Perder-Perder suele pasar mucho en las relaciones amorosas, lo cual es muy cierto. Ya que quizás los primero meses es puro amor, buena onda y cosas chidas, pero después de un tiempo todo cambia llega un momento en el cual se acostumbran tanto a estar el uno con el otro y llegan a obsesionarse tanto que se vuelven posesivo. Pero al final que pasa: la relación se vuelve tan cansada, monótona y ahogante que al final todo termina y nadie sale ganando con esa relación, al contrario los dos pierden y salen lastimados.

Muchas veces en esta forma de pensar entra también mucho la mentira, porque tiendes a mentir con tal de no salir solamente tu perjudicado sino que también el otro salga (dices: “porque nadamos yo y el no”). PERDER-PERDER para mí es como reflejarte en un espejo al final no solo tu sales perdiendo te reflejas en otros y tu egoísmo ase que otros pierdan.



d) GANAR-GANAR: EL BUFFET EN QUE PUEDES COMER TODO LO QUE PUEDAS.


Es pensar que en el bien del otro, pero también en el tuyo. Este es el mejor pensamiento, quien tiene esta actitud es un ganador.

Ganar-Ganar es pensar en el bien mutuo, es ayudar a otro pero ayudarte a ti al mismo tiempo y de esta forma ninguno de los dos saldrá perdiendo.

El escritor lo compara con un buffet, ya que para todos hay y de todos los gustos, colores y sabores. Ganar-Ganar es creer que hay suficientemente éxito para todos, es ser compartido y solidario. Es la mejor actitud que podemos tener ya que de esta forma nadie saldría perdiendo al contrario tu ganarías y todos ganaríamos de cierta forma.

Si ayudas a los demás ellos ganaran y quizás te preguntaras ¿y yo que saldría ganando? Pues tú ganarías la satisfacción de haber ayudado y no haberte comportado de una forma egoísta, al final todos nos sentiremos bien con uno mismo y con todos.

Yo lo comparo con un partido de futbol, ya que es un equipo en el cual todos cooperan, pero solo algunos meten gol, pero con ayuda de los demás jugadores, pero al final no solo los que meten gol ganan la satisfacción de haber hecho que su equipo ganara, sino que también los demás integrantes ganan el partido.

Así es la vida todos necesitamos de todos, si yo no te ayudo ni tú me ayudas, nadie lo va hacer. Si te sientes seguro y que tu solo puedes, no podrás pensar en Ganar-Ganar. El primer paso es reconocer que necesitas de los demás porque hay cosas de las cuales tu no entiendes ni tienes la menor idea y que quizás otros lo sepan y puedan ayudarte, pero si no te quitas ese orgullo tu saldrás perdiendo al final.

También nos mencionan 2 hábitos, que son como los tumores, nos destruyen por dentro. Son gemelos y sus nombres son competir y comparar.


1. Competir


En realidad competir no es malo, lo que lo hace malo es la forma en que lo hacemos. Si lo haces para darte la satisfacción de saber hasta donde puedes llegar es correcto, pero si lo haces con el fin de demostrarle al otro que eres mejor que él, es malo, porque el único fin que tienes es pisotear al otro y si llega a pasar lo contrario tu autoestima se verá afectada gravemente por la otra persona, pero eso será tu culpa.

La competencia se puede utilizar como una forma para poder medir nuestro potencial, de una forma sana.

Deja de competir por tonterías que solo afectan nuestra relación social y empieza a disfrutar de tu vida ya que es bella y no la tienes comprada. La vida es como neblina que en un segundo sale y desaparece.


2. Comparar

niños comparandolos

Comparar es el gemelo de competir. Compararte no es bueno ya que muchos otros tendrán algunas habilidades de las cuales nosotros no poseemos y nosotros tendremos otras habilidades que otros no tienen. Todo somos diferentes, nadie es igual al otro aunque se parezca. No esperes ser igual a tu amigo, tu hermano o simplemente a otra persona, porque nunca vas a poder tu eres único, con cualidades únicas, tienes una personalidad diferente pero que no te hacen ser mejor o peor que otro, sino que te distinguen del otro.

Compararte con otra persona solo te lleva al hoyo más profundo ya que vas en contra de las cosas que a ti te gustan por tratar de ser igual a los demás, a pesar de que muchas veces hasta cambiemos nuestra forma de ser, como nos gusta vestir y llegamos a cambiar nuestros sentimientos tratando de ser parecido al chavo o chava más popular.

Porque eso te llevara a cometer muchas locuras, que al final tú saldrás perdiendo y puedes llegar a lastimarte a ti mismo, cayendo en una rutina en la cual ya no eres tú sino una copia de otro.














No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada